El diputado provincial del Partido Justicialista, Ricardo Sánchez, salió a respaldar la decisión del gobernador Domingo Peppo de impulsar la ley de retiro voluntario, cuyo proyecto de ley fue enviado recientemente a la Legislatura provincial; consideró que será una “herramienta importante” que estará a disposición de los empleados públicos que, por decisión propia, decidan utilizarla.

“A través de encuestas y otros medios de consulta se ha notado que una gran cantidad de agentes desea retirarse del empleo público, por razones particulares o laborales, pero no tiene el instrumento para viabilizar este deseo, el cual les permitiría encarar otras etapas de su vida”, explicó el legislador, quien advirtió que “esto se enlaza además con el Convenio de Responsabilidad Fiscal celebrado entre las provincias y la Nación el 16 de noviembre del año pasado”, explicó el legislador.

En ese marco, Sánchez puntualizó que lo primero a tener en cuenta, “para evitar cualquier crítica política tendenciosa”, es que se trata de un sistema “voluntario” con lo cual será una herramienta que estará a disposición del trabajador y será este quien decida utilizarla o no.

Puntualizó que es una escala que comienza a los 40 años de agente, con un mínimo de 16 años de antigüedad, en la que se cobraría el 45% del haber mensual habitual; y se extiende hasta aquellos trabajadores de más de 50 años de edad, con 26 años o más de antigüedad, que cobrarían el 80%. “Los únicos trabajadores excluidos de este retiro voluntario serán los docentes (escalafón 5) y personal de seguridad (escalafón 8)”, indicó.

Sánchez comentó a la par que, cuando se habla de antigüedad, se toman en cuenta los años en planta permanente y aquellos en que el trabajador realizó los aportes correspondientes sin pertenecer a la planta. La asignación mensual se extenderá hasta el momento en que el trabajador esté en condiciones de acceder a la jubilación, momento en el cual deberá solicitar el beneficio previsional correspondiente.

Asimismo, el legislador aclaró que “en este sistema de retiro voluntario el trabajador sigue obligado a realizar los aportes jubilatorios al Insssep, como así también lo correspondiente a Obra Social, Fondo de Alta Complejidad y Salud Pública. Una vez que el agente accede al retiro queda automáticamente desvinculado al Estado provincial”, puntualizó.

En cuanto al cargo que queda vacante, la regla general será eliminarlo, pero habrá excepciones por razones funcionales que justifiquen su continuidad. Sánchez destacó además que la decisión que tome el agente de desvincularse del Estado no sólo va para ese cargo, sino que el artículo 14 del proyecto impide la posibilidad de reingreso al Estado en cualquiera de sus poderes, entes descentralizados o autárquicos; salvo en el caso de que se trate de cargos electivos o como autoridad superior.

A la vez, el diputado remarcó que el sistema es “muy dinámico”, por lo que una vez solicitado el retiro la administración tendrá un plazo de 60 días para que sea aprobado o desestimado y este rechazo únicamente podrá darse por razones de servicio.

La iniciativa plantea además que el haber que perciba el retirado se actualizará a la par de los salarios de los trabajadores en actividad, “lo que garantizará el sostenimiento de poder adquisitivo de esa asignación”, entendió Sánchez.

En síntesis, el legislador evaluó que “el retiro es una interesante herramienta que el Gobierno pone a disposición de los trabajadores, destinada a canalizar los proyectos de muchos agentes que consideran cumplida su etapa en la administración pública”.