La víctima, de 40 años, quedó internada en el Hospital de Urgencias con pronóstico estable, pero reservado. La acusada, de 26, fue imputada por lesiones gravísimas y está en prisión. Le harán peritajes psiquiátricos. Todo sucedió en un departamento. Imputada por lesiones gravísimas y alojada en una celda de la cárcel de mujeres en el Complejo Penitenciario de Bouwer se encuentra la joven que, el sábado a la noche, mutiló con una tijera de podar los genitales de un hombre con quien se encontraba en una habitación en su departamento del barrio Nueva Córdoba, en la Capital.

La víctima, un hombre de 40 años, sufrió serias heridas y quedó internado con pronóstico estable, pero reservado, en el Hospital de Urgencias.
La agresora, de 26 años, será sometida en las próximas horas a una serie de estudios psiquiátricos y psicológicos para conocer su estado y, segundo, para saber si comprendía la criminalidad de sus actos.
Los pesquisas judiciales son cautos y trabajan para desentrañar qué fue exactamente lo que sucedió el sábado a las 23 en el departamento ubicado en bulevar Chacabuco al 580, en pleno barrio Nueva Córdoba.
Al parecer, según las primeras informaciones que se manejan en la investigación, la joven y el hombre mantenían una relación sentimental oculta y el sábado a la noche se habían encontrado en el domicilio de ella.
Así las cosas, mientras se encontraban ambos en la cama y el hombre tenía los ojos tapados, habría sobrevenido, sorpresivamente, el ataque con la tijera de podar.
La posibilidad de que se haya tratado de un caso de defensa por parte de la mujer, ante un supuesto ataque, ha perdido sustento en las últimas horas.
Desesperado, y en medio de gritos, el hombre alcanzó a salir del departamento para pedir ayuda en el palier al resto de los vecinos. En medio de la confusión y del escándalo, algunos habitantes del complejo salieron a ayudar.
Al cabo de unos minutos, arribaron los primeros policías, quienes no podían dar crédito a lo sucedido. Hubo que esperar a que llegara una ambulancia con un equipo de emergencias médicas, cuyos profesionales atendieron al hombre y lo trasladaron al Hospital de Urgencias.
Los médicos lo estabilizaron, dado que había perdido mucha sangre, y lo sometieron a una urgente cirugía.
Detenida
Los policías detuvieron a B.B., la joven, en el mismo departamento. No escapó ni se enfrentó al operativo. Según testigos, se encontraba con una crisis nerviosa.
Una versión daba cuenta de que la chica habría dicho que se había defendido de un ataque por parte del hombre. Esto perdió sustento y, en principio, ya fue descartado.
Todo indica para los pesquisas que ambos habrían mantenido una relación de pareja oculta y decidieron verse otra vez.
En esas circunstancias, sobrevino el ataque con la tijera. Los investigadores tratan de determinar los motivos que llevaron a la mujer a concretar semejante agresión y en esa parte del cuerpo. Fue la única lesión que sufrió el hombre.
“Creemos que el hombre se entregó a un juego sexual con los ojos tapados y que, en esas circunstancias, fue atacado”, comentó una alta fuente de la causa.
En el departamento ya trabajó la Policía Judicial, que recolectó distintos elementos, además de la tijera en cuestión, como agendas, billeteras y celulares para distintos análisis.