Justina Lo Cane, la nena de 12 años que esperaba con urgencia un trasplante de corazón desde el 9 de agosto, murió esta mañana en la Fundación Favaloro, según confirmaron desde el centro médico. La nena padecía una cardiopatía transgénica que le fue diagnosticada cuando apenas tenía 18 meses de edad. Luego de dos meses en terapia intensiva, a comienzos de este mes el estado de la nena pasó a ser crítico, por lo que necesitaba un trasplante de manera urgente. Estuvo primera en la lista de urgencias del Incucai pero el corazón compatible nunca llegó y murió.

Cuando Justina entró en la lista de espera para un corazón en el Incucai, le pidió a su familia iniciar una campaña para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos. Su papá, Ezequiel, la ayudó a crear la campaña "Multiplicate por Siete" que se viralizó con el hashtag #LaCampañaDeJustina.
"El concepto detrás del nombre es que si uno es donante, su vida se multiplica por siete al momento de partir", habían explicado
Fuente: La Nación / Infobae