El director de la bromatología, Federico Kleisinger destacó la importancia del curso que se brindará desde su área a todas aquellas personas que trabajen en comercios que dedicados a la elaboración y venta de alimentos. Además, se refirió al trabajo en conjunto con la policía rural y el juzgado de faltas provincial para solucionar la problemática de los caballos sueltos en la vía pública.

La dirección de bromatología tiene a cargo principalmente todo lo referido al control de los productos alimenticios que ingresan a la ciudad, previo a su distribución a los comercios de destino, como así también los controles de los propios comercios, para verificar tanto las mercaderías, como el estado general de los comercios, la documentación, las libretas sanitarias del personal que se tramita en esta oficina, entre otras cuestiones.
Kleisinger explicó que a partir del 1 de octubre comienzan los cursos de buenas prácticas y manufacturas que se van a dictar desde el municipio y que se van a realizar en 3 módulos, los días lunes, miércoles y viernes, con una carga horaria de entre 6 y 8 horas. “Va a ser requisito excluyente para el trámite de la renovación o la obtención de la libreta sanitaria” aclaró.
Por otra parte, señaló que bromatología recibe denuncias de todo tipo, “inclusive de problemas en los barrios, por tema de aguas servidas o vecinos que no limpian sus terrenos. En esas circunstancias inspectores de esta dependencia cumplen en notificar a los propietarios de esos terrenos para que hagan el desmalezado correspondiente o resuelvan el problema a través de plazos, y si no los cumplen se aplican multas y quedan a disposición del juzgado de faltas” dijo Kleisinger.
Por último, el director de bromatología indicó que “se trabaja en conjunto con la policía rural y el juzgado de faltas provincial por el tema de los caballos que es una cuestión de seguridad de la gente”. Explicó que los inspectores de su área se encargan secuestrar a los caballos que se encuentran en vía público generando inseguridad y se los pone en el predio de la policía rural. Una vez allí, quedan a disposición del juzgado de faltas de la provincia que se encarga de sancionar a los dueños de los animales.
La oficina de bromatología atiende al público desde las 6 hasta las 12.30 y desde las 13 hasta las 21 horas